lunes, 7 de enero de 2013

Dermoestética, historia de una opa anunciada


El caso de Dermoestética es para estudio y las prácticas de su propietario, José María Suescun, también lo son, no se si de parte de la autoridad competente, pero si de cualquier “inversor” que se acerca al mundo de la bolsa pertrechado sólo con su buena fe, y con aseveraciones como “a la larga la bolsa siempre sube”.
En 2005 José María Suescun, obtuvo 71 millones de euros cuando Dermoestética empezó a cotizar en bolsa y 54 millones más cuando en 2009 vendió la filial inglesa de Dermoestética, y consiguió que el consejo de Administración repartiera la liquidez obtenida por dicha venta. Esta venta y el reparto de esta liquidez contribuyó de manera importante a la mala marcha de la empresa.
En febrero de 2009, precisamente por la mala marcha de la empresa, se anunció la ampliación de capital de Dermoestética, las acciones cotizaban entonces sobre los 0,52 euros, en los siguientes días de producirse la noticia la cotización cayó a 0,375.
En abril se aprobó la ampliación de capital, que nunca se llevó a cabo, en su lugar José María Suescun lanzó la opa de exclusión a 0,33 euros por título.
Durante el 2011, la cotización de Dermoestética no sólo tubo que lidiar con la noticia de la ampliación de capital, si no también con pérdidas que se triplicaron debido a la decisión del consejo de administración de amortizar 18,9 millones por bases imponibles negativas. Estás pérdidas lógicamente este año serán mucho menores.
Por último, Soul Corporación, propiedad de José María Suescun y a su vez propietaria del 27% de los locales donde están ubicadas las clínicas de Dermoestética, subieron sus rentas por alquiler durante el 2011 un 22,4%.
José María Suescun va a comprar la parte de Dermoestética de la que no es propietario por 2,72 millones de euros, creo que este “empresario” tenía planeado realizar la opa de exclusión desde hace tiempo y por eso de una manera u otra, se encargó de hacer que la cotización cayera por los suelos.